tagline
WETA

Search LD OnLine

Get our free newsletter

¿Tiene mi hijo de edad preescolar un retraso en su desarrollo?

By: Colorín Colorado (2009)

Es natural que uno quiera lo mejor para su hijo y que uno se preocupe cuando empieza a sospechar que podría haber un problema. Los padres y los cuidadores de niños suelen ser los primeros en observar algún retraso, y estas preocupaciones hay que discutirlas con el médico de la familia o el pediatra. Un médico puede emitir un diagnóstico de retraso en el desarrollo después de realizar evaluaciones cuidadosas y a profundidad.

En muchas áreas existen importantes hitos del desarrollo, por ejemplo, para las habilidades motrices, las del lenguaje, las sociales o las de la reflexión. Es importante recordar que el abanico en cada conjunto de hitos es amplio. Los retrasos de desarrollo no se sitúan en pequeñas diferencias en cuanto al logro de los hitos, se presentan más bien como algo continuo y reflejan retrasos importantes en el desarrollo.

Los problemas con el lenguaje y el habla figuran entre los tipos de retraso de desarrollo más comunes. El habla tiene que ver con la manera cómo su hijo produce los sonidos y las palabras y su voz; mientras que el lenguaje tiene que ver con qué tan bien su hijo comprende a los demás y qué tan bien su hijo puede compartir sus pensamientos, ideas y sentimientos. En cada visita médica de rutina es importante hablar con su médico sobre cómo va evolucionando el habla y el lenguaje del niño.

De acuerdo con la American Speech-Language-Hearing Association, un niño de dos a tres años de edad debe ser capaz de entender las diferencias de significado (grande-pequeño, arriba-abajo) y puede dar seguimiento a las indicaciones ("Tráeme el libro y ponlo en la mesa "). La mayoría de los niños de dos a tres años de edad tienen una palabra para casi todo, pueden utilizar dos o tres palabras para hablar y pedir las cosas, y las personas que conocen al niño le entienden lo que dice. Para los tres a cuatro años de edad un niño puede responder a preguntas sencillas de "¿Quién?", "¿Qué?", "¿Dónde?", las personas ajenas a la familia le entienden, y además el niño puede hablar en frases con 4 o más palabras.

Si usted tiene una inquietud o algunas preguntas acerca del desarrollo del habla y del lenguaje de su niño, no dude en ponerse en contacto con el pediatra o el médico de la familia. El médico puede alentarlo a buscar ayuda de un patólogo del habla y del lenguaje certificado, o dirigirlo para obtener algunos servicios de intervención a temprana edad. Cuanto antes busque ayuda, más pronto su hijo en edad preescolar podrá recibir la ayuda adicional que pudiera necesitar.

* Para ver este archivo necesita una copia de Acrobat Reader. La mayoría de las computadoras ya lo tienen instalado, de lo contrario lo puede obtener aquí.